Saltar al contenido

Alemania prohíbe Smartwatches para niños

27 noviembre, 2017

El organismo regulador de las telecomunicaciones alemán la “Federal Network Agency” instó a los padres a destruir los Smartwatches para niños, además de prohibir su uso debido al riesgo de su uso como dispositivo de espionaje.

Anteriormente habían prohibido a una muñeca que se conectaba a Internet conocida como My Friend Cayla, por motivos similares.

«Los dispositivos inteligentes poco seguros a menudo permiten la invasión de la privacidad. Eso es realmente preocupante cuando se trata de relojes de seguimiento GPS para niños, los mismos relojes que se supone ayudan a mantenerlos a salvo», dijo Ken Munro, experto en seguridad de Pen Test Partners. ATmbién agregó:

«Hay una sorprendente falta de regulación de la ‘internet de las cosas’, que permite a los fabricantes laxos vendernos productos inteligentes peligrosamente inseguros”

«Usar la regulación de privacidad para prohibir tales dispositivos es dar una vuelta al juego, impidiendo que estos fabricantes jueguen con la seguridad de nuestros niños», agregó.

En un comunicado, la agencia dijo que ya había tomado medidas contra varias empresas que ofrecen tales relojes en internet.

«A través de una aplicación, los padres pueden utilizar los relojes de niños para escuchar en el entorno del niño sin ser descubiertos y por esta razón deben ser considerados como un sistema de transmisión no autorizado», dijo Jochen Homann, presidente de la Agencia Federal de Redes.

La agencia solicitó a las escuelas prestar más atención ante el uso de tales relojes entre los estudiantes. «De acuerdo con nuestra investigación, los relojes de los padres también se utilizan para escuchar a los maestros en el aula».

Seguimiento de niños mediante Smartwatches

Estos relojes, que son vendidos por una gran cantidad de proveedores en Alemania, generalmente están destinados a niños de entre 5 y 12 años.

La mayoría están equipados con una tarjeta Sim y una función de telefonía limitada, y están configurados y controlados a través de una aplicación.

En octubre, el Consejo Noruego del Consumidor (NCC) informó que «Algunos relojes para niños -incluidos Gator y GPS para niños- tenían fallas entre las que destacaban la transmisión y el almacenamiento de datos sin cifrado.

Significaba que extraños, usando técnicas básicas de piratería informática, podían rastrear a los niños mientras se desplazan o podrían hacer que un niño pareciera estar en una ubicación completamente diferente. De esta forma, estos relojes lograrían exactamente lo contrario para lo que se supone fueron diseñados.

No está claro si la decisión alemana de prohibir tales dispositivos se basó en los problemas de privacidad asociados a ellos o en defectos de seguridad más amplios que han sido descubiertos por NCC y otros.

Ambas empresas dijeron que habían resuelto los problemas de seguridad.

Finn Myrstad, jefe de política digital en el NCC, dijo: «Esta prohibición envía una fuerte señal a los fabricantes de productos dirigidos a los niños. Estos productos necesitan ser más seguros».

Pidió medidas en toda Europa para aumentar la seguridad de tales dispositivos.