Saltar al contenido

La polución es buena para la salud de los niños

8 noviembre, 2017

No se trata de un título sensacionalista. Estas fueron las palabras del posible nuevo asesor de la Agencia de Protección Ambiental o EPA por sus siglas en inglés (Environmental Protection Agency). Según Robert Phalen, el smog es especialmente bueno para la salud de los niños.

A medida que avanza el año, se ha descubierto que otro de los (posibles) miembros de la administración Trump tiene algunas visiones bastante, particulares. Esta vez se trata de Robert Phalen, un investigador de contaminación del aire que se espera, sea elegido como asesor científico de la Agencia de Protección Ambiental.

Esto suena genial. Un científico, que pasó su carrera académica estudiando los impactos de la contaminación en la salud, va a asesorar a la EPA mientras estudia las futuras restricciones a la industria suena idílico. Pero no lo es.

La polución es buena para los niños

El mismo Robert Phalen dijo en un estudio en 2004 «Los riesgos relativos asociados con los materiales modernos contaminantes en suspensión en el aire son muy pequeños y están confundidos por muchos factores” «Ni los estudios de toxicología ni las investigaciones clínicas en humanos han identificado los componentes y/o las características de los contaminantes que podrían estar causando las asociaciones de efectos sobre la salud».

Se trata claro está de un único estudio, muchos más avalan las consecuencias nocivas de la contaminación y no se trata de estudios pequeños ni de resultados que podamos ignorar. Solo el mes pasado un informe revelo que hasta 9 millones de personas mueren cada año debido a problemas de salud relacionados con el aire contaminado. Y no solo afecta la salud física, ya que otros estudios sugieren que también podría estar afectando nuestra salud mental.

¿Entonces, la polución es buena?

Para ser justos, Phalen hizo esas afirmaciones en 2004. Durante ese año se desconocía como millones de personas mueren a causa de la contaminación del aire cada año. Esa excusa, sin embargo, es más difícil de creer cuando en 2012 dijo: «El aire moderno es demasiado limpio para una salud óptima» y que “Los niños necesitan inhalar irritantes para preparar su sistema inmunológico”

Estudios en contra

Para ser justos, algunas pruebas sugieren que exponer a los niños a determinados irritantes desde edad temprana reduce las probabilidades que tienen de desarrollar alergias. Sin embargo, existe evidencia mínima sobre los irritantes presentes en el aire contaminado. De hecho, estudios afirman que la continua inhalación de aire contaminado conlleva a tasas más altas de asma en los niños.

Otro estudio realizado en niños pequeños que crecieron en Londres llegó a un terrible descubrimiento. Los niños tenían un volumen hasta un 10% menor en sus pulmones en comparación con los niños que crecían en el campo. Es decir, la polución reduce la capacidad pulmonar.

Si bien es cierto que el problema puede ser considerado estadounidense, la contaminación nos afecta a todos. Si Robert Phalen llega al puesto de consejero de la EPA y sus ideas sobre las posibles restricciones a las compañías son escuchadas, podríamos encontrarnos con un aumento en las tasas de contaminación.