Saltar al contenido

La Tierra está siendo golpeada con antimateria

25 noviembre, 2017

Los científicos han descubierto que los púlsares cercanos, estrellas de neutrones que giran increíblemente rápido, no son la fuente probable de antimateria que llega a nuestro planeta.

Los hallazgos, publicados en la revista Science, provienen de científicos que utilizan el Observatorio de Rayos Gamma de Alta Temperatura de Cherenkov (HAWC) en México. Capturaron la primera vista gran angular de los rayos gamma procedentes de dos estrellas que giran rápidamente.

El problema se centra en pequeñas partículas llamadas positrones. Estos son los primos antimateria de los electrones, y en 2008 se observó un número inusualmente alto en órbita alrededor de la Tierra como resultado de los rayos cósmicos.

Se sugirieron dos teorías para el origen: La primera que provienen de los púlsares. El otro era que podrían estar relacionados con la materia oscura.

Se pensó que estos púlsares en particular eran la fuente, se les conoce como Geminga y PSR B0656 + 14 y están ubicados a 1,000 años luz de distancia.

¿Por qué no son la fuente de antimateria?

Sin embargo, al estudiar las estrellas, los científicos descubrieron que los positrones habrían perdido demasiada energía si estas estrellas hubieran sido la fuente, por lo que esa idea puede ser aparentemente descartada.

«Esta nueva medición es tentadora porque desaprueba fuertemente la idea de que estos positrones extra lleguen a la Tierra desde dos púlsares cercanos», dijo Jordan Goodman, profesor de física de la Universidad de Maryland y principal investigador, en un comunicado.

El detector HAWC en sí mismo es bastante impresionante. Está a una altura de 4,100 metros (13,500 pies), sentado en el borde del volcán Sierra Negra. Está compuesto por 300 enormes tanques de agua, que se utilizan para rastrear cascadas de partículas que bajan de la atmósfera.

En este caso, los rayos gamma entrantes de los púlsares se rompen en partículas en la atmósfera, produciendo una lluvia de partículas que podían ser medidas en los tanques por destellos de luces azules.

Midiendo la energía de estas partículas, los investigadores podrían calcular la cantidad de positrones asociados con los púlsares. Y las lecturas muestran que no había suficiente energía para explicar la cantidad de antimateria que se ha detectado en la Tierra.

Entonces llegaron a la conclusión de que la materia no se alejaba del campo de escombros de los púlsares lo suficientemente rápido para explicar la cantidad de positrones que llegaban a la Tierra.

Sin embargo, lo que está pasando todavía no está claro. Los científicos ahora voltean su mirada hacia la teoría de la materia oscura, teoría aún no verificada.